¿Qué es el diseño gráfico? ¿Qué hace un diseñador gráfico?

El diseño gráfico es una profesión vocacional, esto puede sonar a una frase hecha o un cliché , pero sin embargo es la realidad. Todo diseñador gráfico tiene que crear con el corazón, con pasión, el diseñador gráfico tiene que ser fiel a sus sentimientos y creer en sus proyectos, tiene que ser real, auténtico.

El diseño gráfico consiste en alcanzar soluciones adecuadas a problemas de comunicación visuales a través de un alto grado de implicación con el encargo y un compromiso para aquellos a los que va dirigido el proyecto. Todo ello mediante un lenguaje gráfico que va desde la reflexión sobre lo que se puede aportar y el conocimiento de la propia historia del diseño.

Para ser diseñador gráfico tenemos que beber de la historia del diseño gráfico, las estructuras de información se desplazan a lo digital pero es de vital importancia no olvidar los fundamentos y las bases del diseño, solo así podremos comprender como funcionan los mecanismos y las pautas de un proyecto gráfico y así podremos aplicarlo a nuevos contextos.

El diseño es una continua evolución en la que el diseñador se adapta a la época, y crea sinergias entre el medio y los procesos, en esta evolución se desarrollan e intervienen las distintas disciplinas en la que un diseñador puede desarrollar su actividad, siempre debemos de tener en cuenta que no son actividades estancas y que existe una interacción entre todas ellas.

Los diseñadores gráficos debemos de estar preparados y ser capaces de recorrer distintos caminos y en ellos encontrar un criterio propio, este será el que nos conduzca a la capacidad de desarrollar un proyecto basado en una idea con fundamento, concepto y pasión. Esta claro que a todos nos tocará realizar proyectos que nos gusten más o menos, pero si es cierto que si tomas los proyectos con corazón y con pasión, es mucho más probable que el proyecto desemboque en un resultado exitoso. Cuando nos encontramos con un proyecto real y honesto, lo podemos reconocer fácilmente, sentimos que no nos están mintiendo y eso nos gusta y nos atrae.

Los diseñadores gráficos generamos un proceso de trabajo en el que entran en juego la intuición, la imaginación, la experimentación, la metodología, la estrategia, la expresión y la función. Todo ello para traducir ideas en soluciones visuales completamente sencillas y claras.

Por último no debemos olvidarnos que todos los diseñadores gráficos aprendemos trabajando bajo una constante formación y curiosidad por la profesión y todo lo que está rodea. El trabajo en equipo, la colaboración con profesionales de otras disciplinas, el intercambio de ideas y la suma de conocimientos y experiencias son parte del proceso de creación, no las dejes de lado 🙂