Hoy vamos a hablar de una de las novedades que Photoshop incluyó a partir de su versión CC 2015.5 Es decir que, si tu versión es anterior a estar actualización del programa, no la encontrarás…
¿Quién no ha oído hablar del famoso “Filtro licuar”? Sí, ése con el que son retocados absolutamente todos los modelos y famosos protagonistas del “papel couché”… Lo que mucha gente desconoce es que, desde hace unas cuantas versiones, este filtro esconde en sus “entrañas” una de las funcionalidades más curiosas de Photoshop: el reconocimiento facial.

Como lo oyes, desde la actualización CC 2015.5, el programa es capaz de reconocer si en tu imagen aparece uno ¡o varios! rostros de personas, y no sólo eso, sino que te permite modificar de una forma ASOMBROSAMENTE FÁCIL los rasgos y características de esas caras. ¿No te lo crees?… ¡vamos a ello!

Abre en Photoshop una imagen en la que aparezca una o varias personas. Te doy un consejo de base: procura que las caras de la gente que aparezca en la imagen no estén en una postura rara, y que se distingan medianamente bien (Photoshop no es infalible, y todo saldrá mejor si elegimos correctamente la imagen desde el principio); normalmente no hay problema si las personas aparecen de frente.
Una vez abierta la imagen, acude al menú “FILTRO”, y clica en “Licuar…”. Accederás de esta manera al panel de control de este conocido filtro.
Fíjate, en el lado izquierdo, que encontrarás varios botones con distintas funcionalidades. Este filtro es muy potente, y con él se pueden hacer retoques increíbles, no sólo en las personas, sino en cualquier imagen en general. Pero por centrarnos en el tema que nos ocupa, el que ahora nos interesa es el botón que tiene forma de silueta de persona:

Si lo clicas verás que Photoshop delimita, con unas finas líneas blancas, las caras que reconoce.

Simplemente, con dicho botón activo, acude a los controles de la derecha. Verás que uno de los apartados se llama “licuar con detección de rostros”. Si quieres ver todas las posibilidades sólo tienes que darle al desplegable ¡¡y empezar a probar sin miedo!!
Lo primero que debes hacer es elegir qué cara quieres modificar. Si hay más de una, elige la que quieras del desplegable:

 

Una vez seleccionado el rostro que vas a modificar ¡empezamos!!. Basta con que muevas los manejadores de las distintas opciones: inclinación, tamaño, separación de ojos, nariz, boca, forma de la cara…. ¡todo es susceptible de ser cambiado!!. Si quieres que los dos ojos cambien a la vez, y de la misma manera, clica la cadenita que hay en medio de cada uno de los manejadores; por el contrario, si quieres modificar cada uno por separado, bastará con que la dejes sin activar, y de esta manera podrás hacer un ojo más grande que el otro, por ejemplo.
También puedes hacer los cambios de forma “manual” situándote encima de los rostros: aparecerán los puntos y líneas que puedes cambiar arrastrando con el cursor.
Esta herramienta se puede utilizar de forma sutil, para hacer pequeños e “inapreciables” retoques… o de forma más exagerada con la intención de caricaturizar o forzar gestos irreales ¡todo es válido a la hora de “zancochar” con Photoshop! 🙂
Otro consejo práctico: si quieres ir viendo los cambios en tiempo real, asegúrate de que tienes activa la casilla de “previsualización”. Cuando esté a tu gusto, clica OK.

 

¿Te atreves a probar?? ¡Tienes hasta la opción de corregir la SONRISA!!