A estas alturas, aunque no estemos hablando con especialistas, todo el mundo sabe que Photoshop es un programa único. A nivel profesional de retoque de fotografías, hoy por hoy, no tiene competencia: es el programa de diseño más vendido de toda la historia, ha sido traducido a más de 100 idiomas, y su página oficial de Facebook cuenta con el “like” de ¡más de siete millones y medio de seguidores!!… ¡qué se dice pronto!
Lo que no todo el mundo sabe es que, a pesar de que es un programa completísimo, Photoshop puede ser ampliado con plugins…
¡¿en serio Photoshop puede ser “más amplio”?! Pues sí 🙂
Un plugin es un programa o aplicación que añade funcionalidad al programa principal donde está hospedado o al que sirve; hay multitud de extensiones elaboradas por terceros para distintas aplicaciones, y Photoshop no es la excepción. Seguro que te estás preguntando “¿pero para qué sirven?”, pues para cosas muy variadas, y es que suelen ser como “minieditores” que tienen la función de crear algún tipo de efecto, por lo que lo más habitual es encontrarlos en el menú de Filtros (como si fuese un filtro nuevo), una vez instalados. Hablemos “en cristiano”: son programitas distintos a Photoshop, que al ser llamados desde nuestro programa (aunque también pueden ser externos), realizan alguna función automática, pasándole luego el resultado a nuestro Photoshop, para que podamos seguir trabajando con nuestra imagen.
Los plugins son muchos y MUY variados: los hay que hacen correcciones automáticas en la piel mejorando de forma increíble las fotografías de personas, hay otros que mejoran los efectos de iluminación… ¡y un largo etcétera!
¿Quieres asomarte un poco al mundo de los plugins? Aquí te dejo por ejemplo una lista de 43 diferentes para Photoshop que han elaborado en Creative Bloq. Podrás ver que cada uno tiene usos diferentes (algunos más orientados a web, otros al retoque fotográfico, otros al diseño, etc…).
Sin embargo procura que la emoción no te ciegue, ya que como todo en la vida “no siempre es oro todo lo que reluce”. Si eres de los que instalas todo lo que cae en tus manos, debes estar advertido de que una saturación de plugins puede derivar en un mal funcionamiento del programa (bloqueos inexplicables, rendimiento extrañamente lento al iniciar o utilizar Photoshop, o cosas tan “marcianas” como que te falten formatos de archivo en los cuadros de diálogo Guardar o Guardar cómo… etc). En este caso, para comprobar si es uno de los plugins que tienes instalados lo que te está dando problemas, sigue los siguientes pasos:

  1. Cierra Photoshop
  2. Mantén presionada la tecla Mayúsculas (la de la flechita) e inicia Photoshop. Te aparecerá un cuadro durante el inicio, que te pregunta si deseas omitir la carga de extensiones opcionales y de terceros:

  3. Haz clic en Sí para omitir la carga de extensiones opcionales y de terceros. (Esto inhabilita los plugins sólo de la sesión actual. Si sales y reinicias Photoshop sin mantener presionada la tecla Mayús, los plugins que tengas instalados se habilitarán de nuevo).
  4. Trata de ver si el problema que te preocupaba se mantiene. Si el problema no continúa, significa que alguno de los plugins que tienes instalados sí que te están provocando un problema, y será conveniente desinstalarlo, o contactar con el fabricante por si tiene la solución.

Si te decides a probar algún plugin, recuerda que es mejor no instalar cosas “a lo loco”: usa el mínimo número de plugins posibles. Reflexiona: PIENSA bien qué plugin usar, plantéate si realmente te va a ser de utilidad, y entérate muy bien de cómo funciona, para utilizarlo correctamente y sacarle el máximo partido.
Ah! Y una última recomendación: si ves alguno que realmente te merece la pena, no dudes en pagar su precio justo. Existen plugins gratuitos, pero como todo en la vida, los de pago suelen “cuadrar” más con lo que necesitas. No suelen ser muy caros, y si intentas crackearlos lo más seguro es que te encuentres con multitud de problemas relacionados con mal funcionamiento, virus etc…
De todas formas si quieres probar alguno gratuito ¡estás de enhorabuena! Este post es portador de una gran noticia (si es que todavía no te habías enterado): existe una colección de plugins avalados por Google. En su origen esta colección costaba 400$, luego paso a costar 150$ cuando Google compró Nik Software, y desde el 24 de marzo de 2016, esta colección es GRATUITA!!. Os dejo el enlace por si queréis echarle un vistazo: pinchad aquí, en la Google Nik Collection y a disfrutar con ellos!!
Espero con estas líneas haberos “picado” un poquito la curiosidad. Animaros a investigar en la red y veréis que hay todo un mundo por descubrir!